martes, enero 16, 2007

Los espias cercanos a las minas enanas, y que tratan de comerciar con ellos, han preparado un informe sobre su descripción y costumbres. Este informe ha sido costoso en esfuerzo y de una paciente dedicación de tiempo, pero hay que tener en cuenta que algunos de los datos pueden no ser acertados, ya que han sido difundidos como rumores entre los habitantes de zonas cercanas a minas enanas que nunca se han encontrado con un enano :

Estas criaturas habitan en minas y montañas: un ejemplo de minas, son las de Moria, donde un ataque de cientos de orcos acabó con la vida de los enanos que allí habitaban.

Los enanos, son de una gran fuerza, muy tozudos y de muy poca altura, de ahí viene el nombre enano: rara vez sobrepasan los 1,5 metros y tienen largas barbas. Sus armas son: hachas,martillos de guerra, hachas pequeñas (generalmente suelen lanzarlas) y algunos enanos utilizan arcos y flechas. Suelen llevar cotas de malla como armadura. Antaño las fabricaban con mithril, un metal muy ligero y resistente, y difícil de encontrar. Pero cuando un Balrog expulsó a los enanos de Moria, quedaron unas pocas armaduras de mithril. Una de esas cotas de malla protegió a Frodo en las minas de Moria en el desarrollo de la trama del libro La Comunidad del Anillo, donde un troll le impactó arrojándole una lanza.

Algunas personas creen que los enanos nacen de huecos en el suelo ya que existe la creencia que no existen mujeres enanas. Esto es debido a que las enanas también tienen barba y son confundidas con los enanos.

Son hábiles artesanos, herreros y excavadores.

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 2:02 p. m. |

sábado, julio 15, 2006

Informe de Comstar sobre la tecnología enana:

Se sule representar a los enanos armados de hachas y martillos, ya que detestan mostrar siquiera sus mejores armamentos a los extraños, los cuales los codiciarían e intentarían imitarlos. No obstante su experiencia se extiende mucho mas lejos de las sencillas armas que utilizan los humanos.
Los enanos fabrican todo lo que utilizan. Durante siglos, al habitar bajo la superficie, han tenido escasa necesidad de armas arrojadizas en el interior de sus escondrijos. Sin embargo, debido a sus incesantes conflictos con las otras Razas Antiguas, han aprendido el tremendo poder de los arcos élficos y de las rocas trolls. Así con la habilidad propia de su raza, se pusieron a fabricar un arma de proyectil eficaz.
El resultado fué la ballesta. Se trata del arma de proyectil mas adecuada para los enanos, y tiene una trayectoria de tiro recta, en lugar de curva como los arcos y las hondas. Resulta idónea en corredores y para la defensa de complejos de cuevas, como ya han comprobado numerosos invasores.
Los humanos copiaron enseguida este arma, aunque nadie ha sabido copiar el mecanismo de repetición que hace que las ballestas ligeras de los enanos resulten tan devastadoras en el combate. Quizá se deba a que lo humanos usaban también arcos normales, que hacen casi tanto daño como las ballestas ligeras, y que eran mucho mas baratos y de mayor rapidez de disparo. Con el tiempo los enanos decidieron crear un mecanismo capaz de disparar en linea recta como las ballestas, pero lo bastante complejo como para evitar que los humanos pudieran copiarlo. Para tal propósito emplearon el ancestral secreto de la pólvora.
No es de extrañar pues, que este pueblo de arquitectos e inventores ingeniosos hayan alcanzado la tecnología necesaria para crear las mayores máquinas de guerra jamás creadas, los poderosos battlemechs. Equipados con armas sofisticadas de pólvora, cañones, y armas de energía como cañones proyectores de partículas y láseres de gran alcance, tienen asegurada la victoria en cualquier batalla, ya que es capaz de destruir estructuras defensivas y castillos con su tremebundo arsenal. Además sus complejos mecanismos internos estan blindados con planchas de metal de increible dureza, como mithril y aleaciones secretas de sus mejores artesanos.
Recomiendo una alianza con los enanos para intentar conseguir algo de su tecnología o, al menos, cooperar en un sistema de defensa mutuo que nos pueda beneficiar de su armamento.

Anastasius Focht, Capiscol Marcial.

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 5:17 a. m. |

martes, mayo 16, 2006

Muchos enanos salían corriendo con las barbas ardiendo, y otros tantos ni siquiera tenían esa opción. La terrible criatura parecía imparable y marcaba su camino con un rastro de sangre y cuerpos enanos descuartizados con caótica ferocidad. Tras las grandes puertas de las minas del nivel inferior, una barricada improvisada pretendía desafiar el horror que se había despertado en las galerías mas profundas de Khazad-Dum, una pesadilla de eras remotas y sed renacida de muerte, cuya mera visión hacía temblar al mas disciplinado soldado enano.
Un golpe atronador hizo crujir la puerta de bronce de grandes proporciones, diseñada para resistir las acometidas de un ariete. Un segundo golpe partió su mitad dejando vislumbrar una luz roja intensa coronada por unas fauces fantasmagóricas, de sombra y atroz rugido. Embistió la puerta y esta cedió ante su gran peso. Una ráfaga de proyectiles y saetas salió disparada hacia la sombra llameante desde la trinchera, pero pareció mas enfurecer que lastimar al horror que miraba con una espada de llamas en una mano, y un látigo ardiente en la otra, a los diminutos enanos que trataban de mantener la formación disparando desde la barricada.
La criatura se acercó a los desconcertados enanos con dos zancadas gigantescas mientras seguían asaeteando sus descomunales proporciones. Algunos enanos emprendieron la huida ante el inminente ataque y algunos otros se quedaron paralizados ante la muerte, mientras que tan solo unos pocos valientes conseguían mantener la sangre fría y sacaban sus hachas y martillos, con mas fe que convicción, sabiendo que sus vidas podían dar el tiempo suficiente a otros enanos para escapar.
Un chorro de luz azul iluminó el lugar, directo hacia el cuerpo de la criatura. Esta, haciendo gala de una rapidez inusual para un ser de su tamaño, desplegó unas alas de sombra que se extendieron a lo largo de todo el pasillo, y con un salto, evitó el disparo. Allí donde había impactado, la pared presentaba un enorme boquete...
De entre las sombras apareció la máquina de guerra enana guardada como el mas profundo secreto: El Mad-Mithril Prime. Uno de sus brazos apuntaba al balrog, terminaba en un cañón humeante, el otro brazo tenía una mano que sostenía una pesada hacha de mithril. Estas dos armas conferían al mech un gran poder de combate, y su piloto estaba confiado en conseguir la victoria ante cualquier enemigo. Superaba en tonelaje al demonio, y poseía unas planchas de blindaje de mithril que le hacían virtualmente invulnerable. Pero no estaba preparado para la feroz embestida del demonio.
Con otro salto titánico, el balrog de las profundidades se posó al lado del Mad-Mithril Prime y lanzó una estocada con su espada llameante, un violento golpe de fuego y metal alcanzó la rodilla derecha e hizo temblar al battlemech mithrilar. La máquina de guerra cayó hacia la derecha y chocó contra la pared de la mina, causando un derrumbe a su alrededor. Mientras su piloto trataba de incorporar al battlemech, el Balrog realizaba una serie de ataques con su espada que doblaron planchas de mithril de su costado izquierdo. No sabía cuanto tiempo aguantaría el feroz ataque, así que debía reaccionar pronto ante la furia de la bestia. Dejando todo su costado al descubierto, a merced del ataque del Balrog, apoyó al battlemech sobre su brazo derecho y trazó un arco con su hacha tratando de apartar a la criatura. Ésta interceptó el hacha de varias toneladas con su espada, logrando bloquear el grueso de su densidad. Aún así, era tal su masa que el Balrog se vió catapultado hacia atrás varios metros y cayó rodando. El battlemech consiguió apuntar a su enemigo con el cañón proyector de partículas y acto seguido disparó hacia el aturdido demonio. Los indicadores de temperatura interna del Mad-Mithril Prime ascendieron alarmantemente hasta la línea roja que indicaba un sobrecalentamiento en el sistema, sus sensores fallaron. El piloto no se había percatado durante la batalla de que los ataques del Balrog habían calentado al battlemech con su fuego infernal, y ahora, al disparar su CPP, el nivel de la temperatura de la máquina había llegado a un límite preocupante. El reactor se desconectó para evitar su explosión y todos los sistemas se apagaron ...
Segundos mas tarde el enano pudo ver desde la cabina los restos fundidos del Balrog, había logrado alcanzarle, despues de todo. El demonio estaba muerto y la ciudad segura, pero el mechwarrior comprendió que le quedaba mucho por aprender de su battlemech. Tal vez si el Balrog hubiera continuado con su ataque unos momentos mas, el Mad-Mithril Prime habría podido desconectarse a causa del sofocante calor que emanaban sus ataques y quedado a merced de la bestia.
Con paso pesado y constante encaminó al battemech hacia las fraguas para ponerlo a disposición de los técnicos enanos que efectuarían las pertinentes reparaciones de los golpes calcinantes acusados en su blindaje de mithril.
Había mucho trabajo por hacer, ceremoniar a los enanos muertos ante la criatura infernal y restaurar la calma de Khazad-Dum .

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 9:39 a. m. |

sábado, mayo 13, 2006

El enano minero había conseguido extraer esa jornada una gran cantidad de mithril. La veta en la que estaba trabajando era muy profunda y le obligaba cada vez mas a internarse en el corazón de la montaña. Fuertes troncos de madera eran los responsables de mantener el techo firme y seguro, mientras que nuevos raíles de hierro eran incorporados al suelo para transportar eficazmente el preciado mineral.
Se topó con algo extraño. Debajo de su pico apareció un hueso, posiblemente fosilizado y de desconocidas proporciones, ya que solo asomaba a la superficie una punta. Inmediatamente cesó la actividad minera enana en ese nuevo túnel hasta que llegó el arqueólogo responsable de ese nivel.
Con gran paciencia y maestría procedió a la extracción del elemento arcaico de entre las grandes rocas en las que estaba enterrado. Anteriormente la enana arqueóloga había medido con sofisticados aparatos de tecnología enana, la zona donde estaba el elemento a estudiar, y había anotado un montón de datos en un libro encuadernado en cuero y ennegrecido por la mina. Procedía de la gran escuela de enanos arqueólogos del nivel 3 de Khazad-Dum. De vez en cuando molestaba a algún minero, y le obligaba a paralizar su trabajo para analizar una piedra que al final resultaba ser inútil para su estudio histórico . Alguna otra vez increpaba a los esforzados enanos por no decirle alguna anomalía en su rutina que pudiera ser de necesitado estudio antes de ser enterrado bajo los escombros, y otras veces simplemente se ponía a picar con un taladro para ver si encontraba algún resto arqueológico.
Pero hoy parecía que sí que tendría algo importante bajo manos. Un hueso. Natlin Calvin estaba adecuando pacientemente la zona con una brocha para ver la mejor vía de extracción, y decidió anclar unas poleas a las rocas enormes que sepultaban el hueso. En pocos minutos, los forzudos enanos estaban tirando de la cuerda que apartaría las rocas del lugar, mientras que la arqueóloga daba pequeñas correcciones a la trayectoria y se aseguraba de no causar daño alguno al fósil. Quedó al descubierto medio metro de cuerno, y el túnel comenzó a temblar. Piedras caían al suelo y algunas vigas cercanas cedieron y causaron desprendimientos mayores. Los cascos enanos impidieron muchos malos golpes y la mayoría de los mineros consiguieron escapar corriendo, pero muchos otros se quedaron atrapados y sepultados ... Al otro lado de las piedras se escuchó un ruido terrible, como el rugir de un dragón, y un escalofrío recorrió el cuerpo de todos los que lo escucharon. Algunos mineros creyeron escuchar gritos de socorro y ruidos de combate al otro lado, pero sólo duraron un par de minutos. Nadie sabía a ciencia cierta lo que había ocurrido. Natlin Calvin corrió todo lo que pudo hacia los niveles superiores, algo terrible había despertado dentro del corazón de la montaña enana, y las autoridades debían saberlo para tomar medidas ...

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 1:30 a. m. |

domingo, mayo 07, 2006

La máquina ya está terminada. Todos los enanos de la mina nos hemos reunido en una gran fiesta para celebrar la culminación de una obra de dimensiones enánicas. Generaciones enteras de esforzados enanos han puesto todo su empeño en construir lo que ahora podemos contemplar con los ojos desorbitados y gran alegría. Barriles de cerveza, pasteles de carne, hongos subterráneos, pan enano y comida enlatada. Todo un dia de celebraciones y festejos merecido por todos los integrantes de la montaña . Los artesanos exponen sus mejores artículos y todos lucen sus mejores prendas, armaduras y joyas.

Con este brindis deseo salud y prosperidad para todos los enanos, bebamos en honor a nuestros abuelos y bisabuelos que nos guiaron y aconsejaron en este gran proyecto que ya hemos visto hoy terminado. Yo declaro hoy, dia 7 de mayo, dia festivo en Khazad-Dum. ¡¡¡ Salud !!!

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 7:07 a. m. |

sábado, mayo 06, 2006

Unas chispas relampagueantes despidieron una luz hiriente para los ojos, un sonido metálico rebotó por las paredes artificiales en profunda roca, adornadas con arcos ornamentales y grabados descriptivos de la historia antigua de la montaña. Una y otra vez el martillo golpeaba una pieza de valiosa naturaleza y aún mas apreciado destino. El sudor empapaba la barba del enano que con brazo fuerte otorgaba poder a su martillo, el poder de la creación.
Con golpes precisos y enérgicos guiados por los años de experiencia y el saber de generaciones, la pieza enrojecida por el fuego adquiría poco a poco, toque tras toque, la forma deseada, ansiada por el forjador. Mucha había sido ya la paciencia del enano, para extraer el escondido mithril de las vetas enraizadas en la montaña, para estudiar y diseñar un plano detallado de las formas, pestillos y resortes, que debían encajar en la estructura diseñada en generaciones antiguas, y en la que habían trabajado su padre, el padre de su padre, y todos los parientes anteriores de los que se tiene memoria.
Sus ojos orgullosos contemplaron al fin la pieza acabada, fruto de tantos años de esfuerzo y tesón. Sólo la cabezonería enana había impedido en mas de una ocasión, en momentos frustrantes y duros, que abandonase tan ardua tarea, desafiante hasta para el mas hábil artesano enano o elfo de la Tierra Media. Pero ahora todo su trabajo reposaba sobre sus temblorosas manos, y lanzó un grito de júbilo.
Apartando con disciplina marcial el regocijo y el nerviosismo del momento, se dispuso a encajar con temple la pieza terminada en la estructura deslumbrante de inquietantes formas y misterioso propósito. Con sumo cuidado presentó la pieza en su lugar dentro del conjunto de mecanismos en los que otros muchos enanos habían trabajado. Él ahora tendría el honor y el privilegio de ver completamente realizada una obra titánica, enánica, cuyo explendor pronto impresionaría a todos ...
Con un sonido hueco, la pieza encajó en su lugar correspondiente, y el enano lloró de alegría.

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 5:44 a. m. |

miércoles, mayo 03, 2006

La Montaña cerrada guarda en silencio el ruidoso trajín de enanos corpulentos.
Poderosos brazos alzan martillos que golpean precisos yunques perpetuos.
Sudoroso el cuerpo, pegajosa la barba, el enano golpea, el martillo canta.
Duro el metal, duro el acero, el enano no tiembla, el enano no descansa.

Humos profundos sofocan el aliento, ascuas ardientes iluminan los miembros.
Retumba el yunque, canta el martillo, forjan tesoros, retiran escombros.
Sudoroso el cuerpo, pegajosa la barba, el enano golpea, el martillo canta.
Duro el metal, duro el acero, el enano no tiembla, el enano no descansa.

Canción de los herreros.

Así da gusto vivir en una mina enana, con sus forjas resplandecientes, con sus estancias repletas de piedras preciosas y artefactos valiosos, con sus montones de mineral bruto para trabajar, sus columnas gigantescas y espaciosas salas ... . Creo que aquí estamos en un ambiente perfecto para nosotros, y no abriré las puertas de momento.
He encargado a los mejores artesanos la forja de un artefacto sin igual. Le voy a dedicar todo el mithril que podamos extraer en esta semana, y el que ya tenemos atesorado en una caja secreta. Es un tarbajo demasiado complejo como para que un solo enano lo realice, así que ya saben que cada uno ha de realizar su parte independientemente de los otros enanos, y cuando estén todas las estructuras y poleas termanadas, con un plano de increible magnitud y de trazos enumerados, los ingenieros procederán a su ensamblaje.
Estoy impaciente por ver el resultado final, muchos años de trabajo nos ha ocupado su puesta a punto, y ya falta poco, o menos, para su finalización. Bueno, me voy a supervisar los trabajos. Dejo la sala del trono vacía durante un rato.

Archivo ComStar : Khazad-Dum. 10:10 a. m. |